Los médicos veterinarios que trabajan en Servicio Público de Castraciones, deben especializarse para desarrollar las destrezas necesarias para castrar a ciertos animales: obesos, de edad avanzada, braquicéfalos, de raza chica o muy pequeños, son normalmente aquellos animales que no se anima a castrar el profesional que no se ha preparado para su rol en el cuidado de la salud pública. Estos rechazos por falta de destreza del profesional deben eliminarse. Existen centros de capacitación en el país en donde se realizan estas especializaciones en forma gratuita, y es responsabilidad del Municipio o Comuna resolver estas falencias en sus servicios públicos.